sábado, 25 de octubre de 2014

25 de octubre. Beatas Mártires de Algemesí






   Calle Valencia. Señalada con una "x" la casa donde vivía la Beata Teresa Ferragud Roig. La casa ya no existe, pero se puso una pequeña placa conmemorativa en el edificio actual. A la derecha se ve la Ermita del Sants de la Pedra.



   Asesinadas el 25 de octubre de 1936, fecha en la que por entonces se celebraba la Solemnidad de Cristo Rey, Teresa Ferragud, viuda, y sus hijas, monjas de clausura, fueron beatificadas el 11 de marzo de 2001.

  
   De ellas dijo San Juan Pablo II en la Homilía de la Beatificación:
   "¿Cómo no conmovernos profundamente al escuchar los relatos de su martirio?
   La anciana María Teresa Ferragud fue arrestada a los 83 años de edad junto con sus cuatro hijas religiosas contemplativas. El 25 de octubre de 1936, fiesta de Cristo Rey, pidió acompañar a sus hijas al martirio y ser ejecutada en último lugar para poder así alentarlas a morir por la fe. Su muerte impresionó tanto a sus verdugos que exclamaron: Esta es una verdadera santa."


    La estampa recordatorio de la Beatificación de las Mártires de Algemesí incluye esta breve nota biográfica:
    "El grupo de las mártires de Algemesí está formado por María Teresa Ferragud y sus hijas sor María Jesús, sor María Verónica,  y sor María Felicidad Masiá, capuchinas en Agullent, y sor Josefa de la Purificación, agustina descalza en Benigánim. La madre no quiso en ningún momento separarse de sus hijas, a las que apresaron por su condición de religiosas, y todas juntas fueron inmoladas el 25 de octubre de 1936, festividad de Jesucristo Rey del Universo. El Papa Pío XII, al tener noticia de su martirio, lo comparó al de la madre de los macabeos y sus hijos."





Recordatorio de la Beatificación, 11 de marzo de 2001.




ORACIÓN para uso privado

   Rey eterno de cielos y tierra, que dijiste en tu Evangelio: "Si alguno quiere venir en pos de Mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame". Te suplicamos, por la intercesión de las mártires de Algemesí, que te siguieron hasta el momento de su muerte y te confesaron ante tus enemigos, nos concedas las gracias que te pedimos, si convienen a nuestra salvación eterna, y su pronta glorificación. Amén.
Padrenuestro, tres Avemarías y Gloria.
(Con licencia eclesiástica)










domingo, 12 de octubre de 2014

Nuestra Señora del Pilar en Sant Jaume

 
 
 
 

 
Relieve representando la aparición de la Virgen del Pilar al Apóstol Santiago
que se encontraba en el antiguo Retablo Mayor de San Jaime, destruido en 1936.
 
 
 
 


 
Actual relieve de la Virgen del Pilar en el Retablo Mayor de San Jaime.
 
 
 


jueves, 9 de octubre de 2014

D. Miguel Belda Ferre: el antiguo Retablo Mayor de San Jaime

 
 
 
  
 
Antiguo Retablo Mayor de la Basílica de San Jaime Apóstol. Imagen antes de 1936.
 
 
 
 
    Reproducimos, por su interés, la descripción del Altar Mayor de San Jaime que hizo D. Miguel Belda Ferre en Algemesí y su Patrona (1908):
 
 
   "El retablo mayor de la iglesia nueva merece especial y preferente atención. Podemos considerarle como obra arquitectónica y como obra pictórica. Su estructura es primorosa y su conjunto muy hermoso y artístico. Ignoramos que exista en documento alguno el nombre de su autor; pero puede atribuirse al mismo arquitecto, D. Domingo Gamieta, que fué quien levantó el plano de la iglesia parroquial, por ser ambas obras de estilo renacimiento y estar perfectamente armonizadas merced al contraste que ofrece la severa sencillez del templo con la esplendidez y lujo de detalles del retablo.
 
   Mide éste 9 metros de ancho por 16 de altura, y figuran en él diez columnas redondas y diez y seis planas, con chapiteles corintios y adornos variados en los fustes, frisos y entrepaños. En los pedestales de las principales columnas hay hornacinas con estatuas, cuya bóveda es una concha, detalle de estilo árabe español, como otros muchos que se encuentran en la parte superior y remate.
   Adornan este hermoso retablo y lo completan veinticuatro cuadros pintados: trece de tamaño pequeño, siete medianos y cuatro grandes, representando los principales pasages de la vida del Apóstol, que es el Titular de la parroquia, su martirio y traslación á España y algunos otros asuntos, tomados del Santo Evangelio y personajes bíblicos. Todos los cuales se atribuyen á Ribalta, escepto el que cubre el nicho principal, pues los inteligentes lo consideran obra del mismo autor de los frescos que adornan la techumbre de la iglesia, restaurada en 1823, no sin fundamento, ya por el gran parecido de las pinturas, ya porque el nicho principal fué construido para que tuviera siempre expuesta la escultura que en él se colocara.
 
   Que las demás pinturas de este retablo son de Ribalta, lo confirma la nota de un pliego perteneciente á un libro de Cuentas, que se guarda en el Archivo Municipal de Algemesí y que dice de este modo: Ítem se ha de pagar á Francisco Ribalta, pintor, mil docentes lliures á cumpliment de sis mil lliures que li resten á deure de la pintura y daurar el retable major de dita Universitat. (Cuentas del Hospital y fábrica de la Iglesia.)
   También se guarda en la misma carpeta una carta de pago, otorgada por Francisco Ribalta, por el dorado del retablo mayor, ante el notario Miguel Alonso y testigos Francisco Ansina y Bartolomé Falamir, fecha de 1610.
   Pero, aunque no tuviéramos estas pruebas de que nuestro retablo mayor es obra del célebre Ribalta, no nos hacen falta para demostrarlo, pues dos de los cuadros más grandes, el de la figura ecuestre de San Jaime y el de su martirio llevan la firma: Francus. Ribalta pinxit 1603, bastando esto solo para afirmar que en el retablo mayor de Algemesí tiene el arte pictórico nacional y especialmente la escuela valenciana, una página brillantísima de su glorioso pasado, muy digna de estudio y del mayor aprecio.
 
   En la actualidad pasan ocultas, para muchos, que no son inteligentes, las riquezas artísticas que atesora este retablo, por la necesidad que tiene de una restauración; pero ya se hará con el tiempo, cuando se disponga de fondos para pagar á los artistas, que merezcan poner sus manos en los cuadros de Ribalta."

 
 
 
 


domingo, 5 de octubre de 2014

Ermita del Hort de Porrinyes





 Ermita de Porriñes.






   Clásica Ermita rural, neogótica, construida en 1891 como se ve en su fachada, proporcionaba servicio religioso a los que vivían en las casas dispersas por el campo, habitadas hasta mediados de siglo básicamente por los caseros que cuidaban de ellas. Hacia los años cuarenta, Don Vicente Igual celebraba aquí Misa los domingos.
   Y a veces iba por allí a jugar y pasar el día algún grupo de niños, que acudían en bicicleta, amigos del hijo del casero de Porriñes.
    En la fotografía, anónima y de fecha incierta, las casas ya no están, y en el lateral de la Ermita, en la pared a la que estaban adosadas las desaparecidas casas, parece que está cegada la ventana que se ve actualmente.





  

 La Ermita y las casas del Hort de Porrinyes, ya muy deterioradas, hacia los años sesenta.





Vista actual de la Ermita.




   Puede verse también La Ermita y las antiguas casas del Huerto de Porriñes